lunedì 23 novembre 2009

Desde Senegal una casi frittata con gambas y calabaza



Bueno…estaba pensando que también si todavía no he vuelto definitivamente, podría poner algo en el blog antes que alguien decida de archivarlo definitivamente o que se acumule demasiado polvo sobre las letras…
Aquí no tengo muchos medios para cocinar, ni demasiado tiempo. Entre los ingredientes carecen unos de mi componentes favoridos en la cocina: fruta y verdura! Ya que se acabó la temporada de los mangos, ahora estoy comiendo solo plátano y sandia.
Sí que se encuentra la calabaza. Por esto el otro día, cogiendo una improvisa inspiración, sobre todo después de haber comprado una montaña de especias, he decidido cocinar algo de distinto. He abierto la nevera, he elegido unos restos de comida, he añadido unas especias..et voilà: algo comestible y con un sabor acogedor, una mezcla de dulce y picante. La intención era hacer una frittata (la versión italiana de la tortilla), solo que vista la calidad de los medios, se me pegaron los huevos…y lo transformé en un revuelto.


REVUELTO CON GAMBAS Y CALABAZA



qué:
unas gambas
1 taza de trocitos de calabaza hervidos unos minutos
1 cuchara de uvas pasas ablandadas en un poco de agua
3 huevos
1 cucharita ras el hanout
1/2 diente de ajo
aceite de oliva extra virgen (sí, lo encontré! el hojiblanca en Senegal!)
sal y pimienta

como:
Batir ligeramente los huevos con sal, pimienta y el raz el hanout.
Poner en una sartén el ajo picado con un poco de aceite y las gambas peladas. Saltear, añadir la calabaza y las uvas. Cuando las gambas han cogido color añadir el huevo y seguir mezclando hasta que el huevo coja la consistencia que os gusta.
Si queréis preparar la frittata, tenéis que hacer el mismo proceso solo que al momento de echar los huevos, apagáis el fuego, dejáis enfriar un poco, y luego añadís los ingredientes salteados a los huevos batidos. Calentáis otro aceite en la sartén, cuando esté muy caliente echáis toda la mezcla y bajáis el fuego. Dejáis que se cuajen los huevos y cuando estén casi hechos (arriba quedan jugosos) cogéis un plato o una tapa bien untadas de aceite, tapáis la sartén y dais la vuelta; cuando tenéis la frittata en el plato la dejáis nuevamente deslizar en la sartén para que sigua la cocción del otro lado. Bueno…mi explicación no es muy exhaustiva…prometo que otra vez voy a poner una foto secuencia de una frittata mas convencional.

2 comentarios:

Ivana ha detto...

delicioso!

marilu perez ha detto...

Me he sentido identificada contigo, mis primeras tortillas francesas siempre acababan en revuelto. je, je!
¡Besos!