mercoledì 1 aprile 2009

mmmm...fugassa!!


Cuando el olor de la focaccia se desprende por la cocina, de repente mi recuerdos viajan más de mil kilómetros hasta llegar a un callejón cerca de la playa, a un día de invierno, con el siroco que investe cualquier cosa o persona encuentre en su pasaje y a un rastro casi tangible en el aire que sale de la focacceria, un olor cálido, entre aceite y harina.
La focaccia para un genovés es mucho. Es el almuerzo cuando tienes muchas hambre, es el desayuno cuando ves las gotitas de aceite que deja adentro el capuccino, es la comida acogedora de las 5 de las mañanas, cuando vuelves del trabajo o de juergas, y las panaderías empiezan a moverse y a hornear este precioso alimento.
Es un alimento muy simple, pero imposible casi a encontrar tal cual fuera de Genova (que raro, no? No lo digo nunca ;-)).
La receta es secreta, la tienen las panadería y tiene brevete. En casa, se puede hacer, pero no sale igual igual.
Mi abuela, que de pequeña trabajaba en la panadería de sus padres, tenía una receta “rápida” (considerad que el original es muuuuy larga) que luego yo modifiqué un poco después de haber encontrado la receta de Giorgio Locatelli y su salmuera (se dice asì en castellano la mezcla de agua, aceite y sal??) en el blog de Sigrid.

Focaccia Genovés (Fugassa)


qué
600 g harina
1 cubito de levadura de cerveza (25 g)
300 cc agua templada (no mucho que si no mata la levadura)
2 cucharas aceite
sal
por la salmuera:
50 cc agua
50 cc aceite
sal gorda:mucha!
como
Poner la levadura en una taza con un poco de agua para que se desaga. Poner el harina en un molde. Amasarla suavemente echando poco a poco el agua, el aceite, la levadura y la sal, no os preocupeis que se mezcle bien, el importante es no amasarla mucho.
Dejar reposar 1 h cubriendo el molde con una servilleta húmeda.
Poner el papel de horno en una bandeja y poner la masa tendiéndola antes con las manos muy pocos y luego delicadamente con el rollo y dejarla reposar en la bandeja otros 20 minutos.
Hacer unos agujeros con la punta de los dedos. Esta operación es muy importante, no tengáis miedo a presionar mucho.
Preparar la salmuera emulsionando con un tenedor y echarla por encima de la focaccia. Dejar otra media hora.
Calentar el horno a 200/220 C y cocer por una media hora hasta que se quede dorada. Pasar todavía un poco de aceite por encima.

5 comentarios:

Ivana ha detto...

Me encanta la focaccia!! Tengo otra receta, pero la tuya se ve super fácil!! Gracias por el consejo de la máquina, la verdad es que la Imperia se ve super mona!! me has hecho decidirme!!
besitos

marilu perez ha detto...

Que rico basilico! Habrá que animarse!

Zerogluten ha detto...

La verdad es que con la descripción que has hecho he podido hasta casi olerla.
Lo que cuentas de que la fugassa se come para desayunar, para merendar, cuando se vuelve de juerga, recuerda un poco en España a los churros, jaja.
Desde luego tu receta es super original y apetecible 100%.
Besitos sin gluten

Spoom ha detto...

Hola Basilico, acabo de ver tu blog por primera vez y me han encantado tanto las recetas como las fotos. Nunca he hecho focaccia, aunque siempre me ha apetecido. Esta tuya tiene una pinta increíble. Me la apunto para el verano. No sé por qué me parece una receta para comer al aire libre en el campo.
Saludos!!

MªJose-Dit i Fet ha detto...

Que buena receta y que buena explicacion...me la copio a ver si me animo...mi lista de pendientes es tan abultada que no se por donde empezar jajajaa....besos